Estigmas de la psiquiatría, ¿Por qué es difícil encontrar ayuda profesional?

Escrito por: Dr. Guillermo Fernando Mendoza Vélez
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

Los medicamentos psiquiátricos tienen fama de que vuelven a las personas drogadictas, que generan dependencia, que dañan el cerebro, que son medicinas para locos, que deterioran los órganos y que dejan mal a las personas. Y nada de esto es cierto.

 

Obstáculos para conseguir ayuda especializada

Partimos del hecho que las enfermedades emocionales y mentales son de las más frecuentes en la población general, gran cantidad de personas padecen estas afecciones de salud, algunas desde la niñez incluso. Además, generan importante sufrimiento, y afectan de forma notoria la funcionalidad y la calidad de vida. Con esta introducción, pensaríamos que todo el que padece algún problema en su salud mental o emocional busca con diligencia un profesional en salud mental. Pero no es así. 

Si bien es cierto que hay numerosos obstáculos para acceder a un especialista (como las condiciones geográficas, los trámites burocráticos de las aseguradoras, la falta de agendas médicas y los costos de los servicios), una de las principales barreras para que las personas asistan a los profesionales es el estigma en psiquiatría. Muchas personas, aunque notoriamente necesiten la asistencia profesional, no asisten por los estigmas. 

 Problemas de estigmas en diferentes especialidades médicas

En psiquiatría, contrario a la mayoría de áreas de la salud, los estigmas son a todo nivel. En otras especialidades, los estigmas son sólo a un nivel, en especial por la enfermedad. Por ejemplo, si alguien tiene SIDA, es un estigma enorme, pero nadie verá mal los medicamentos antivirales ni a los profesionales infectólogos. En cambio, en psiquiatría, los estigmas incluyen la enfermedad mental, el paciente, el psiquiatra, los medicamentos psiquiátricos, los consultorios, las clínicas y hasta la misma palabra “psiquiatría”, que evoca asuntos tenebrosos, malignos y ocultos en todo aquel que la escuche. 

 Muy pocas personas tienen la libertad de decir que van al psiquiatra, por temor a ser considerados “locos”, “desequilibrados” o “trastornados”. Realmente es algo que ocultan, casi nadie dice en las reuniones sociales que estuvieron en el psiquiatra. Cuando van a consulta, muchos de ellos, remitidos por nuestros colegas, nos dicen “no sé por qué me enviaron aquí, yo no estoy loco”. 

Cuando nuestra oficina comparte piso con otras especialidades, es mejor no colocar “psiquiatría” bajo nuestro nombre en la puerta, o los pacientes entran mirando a todos lados para ver que nadie los esté observando. Y ni qué decir de lo que piensan de una clínica psiquiátrica; la gente camina por el frente con temor, esperando en qué momento se escucha un grito aterrador, sienten que es un área con una energía pesada y negativa.

 

El especialista también se ve envuelto en estigmas

Tampoco el psiquiatra se escapa de los estigmas. Nos ven como raros o personas que manejan problemas difíciles de la especia humana. Cuando un colega de otra especialidad nos remite a alguien, usualmente dice “lo voy a enviar a un especialista en esto”, rara vez dicen la palabra “psiquiatra”, en un intento de evitar que el paciente se asuste.

Los medicamentos psiquiátricos tienen fama de que vuelven a las personas drogadictas, que generan dependencia, que dañan el cerebro, que son medicinas para locos, que deterioran los órganos y que dejan mal a las personas. Y nada de esto es cierto. La mayoría de medicinas psiquiátricas son mucho más benignas y menos tóxicas que casi todos los medicamentos que se usan en otras especialidades. 

 

El estigma social es el más difícil de afrontar

El peor estigma es el social. La sociedad en general considera a los pacientes psiquiátricos como peligrosos, agresivos o incluso, es lamentable que suceda esto en pleno siglo XXI en ciertos círculos los consideran como poseídos. Todo esto dificulta que las personas consulten a tiempo al psiquiatra para tratar sus problemas mentales y emocionales. La realidad es que la psiquiatría es un área más de la medicina, trabaja problemas similares pero que tienen influencia en el comportamiento y las emociones, y generan también sufrimiento, igual que otras enfermedades, pero a otros niveles. La falta de entendimiento de las enfermedades mentales hace que haya aún mucho rechazo

 Y una anotación final. Contrario a la creencia popular, la mayoría de personas que asisten al psiquiatra no están locos. Claro que los hay, eso podemos asegurarlo. Pero la mayoría son personas comunes, cuerdas, sensatas, que padecen síntomas emocionales y mentales como depresión, ansiedad, obsesiones, duelos no resueltos, entre otras cosas. Y estas personas requieren nuestra ayuda, y no es porque estén locos, sino porque necesitan apoyo, alguien que las escuche, orientación, consolación, y en muchas ocasiones, una psicoterapia bien estructurada para que salgan adelante y mejoren su funcionalidad y su calidad de vida. 

 

Por Dr. Guillermo Fernando Mendoza Vélez
Psiquiatría

El Dr. Guillermo Fernando Mendoza Vélez cuenta con más de 15 años de experiencia siendo especialista en Psiquiatría en diversas instituciones de prestigio. Es experto en Depresión, Ansiedad, Trastorno de Conducta y Trastornos de Personalidad, por destacar algunos.

Se formó como Médico en la Universidad Nacional de Colombia, posteriormente se especializó en Medicina Familiar en la Universidad El Bosque, complementó su formación con un Diplomado en Aplicaciones de la Logoterapia en el Instituto Colombiano. Cuenta además con una Maestría en Salud Mental y una Especialidad en Psiquiatría en la Universidad El Bosque.

Es miembro activo de la Asociación Colombiana de Psiquiatría.

Gracias a esto el Dr. Mendoza Vélez es reconocido como uno de los mejores especialistas en Psiquiatría en Bogotá.
 

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies