¿Qué sucede cuando nuestra pareja nos dice que nos deja?

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

En este artículo vamos a hablar de una situación que puede afectar a muchas personas, pero de diferente forma. Todas  estas personas tendrán en común un hecho: su pareja las ha abandonado, pero hemos de diferenciar como se enfrenta cada uno a esta situación, según sea su personalidad previa.

En todo ser humano existe una dependencia afectiva y social. Esta puede ser un componente normal y saludable, incluso necesaria para la vida de pareja. Aun así, en algunos casos de ruptura amorosa, según cual sea el grado de dependencia, nos encontraríamos ante una dependencia afectiva dañina que nos impide seguir con nuestra vida. 

El momento de la ruptura puede ser un buen momento para plantearse qué nos está sucediendo realmente y poder valorar qué tipo de relación habíamos tenido con nuestra pareja. Analizar qué situaciones personales nos despierta esta nueva situación y qué temores aparecen (miedo a la soledad, al rechazo social, etcétera).

Es frecuente que nuestro entorno social se ponga de nuestra parte y nos haga ver que realmente la relación de pareja que teníamos no era saludable. Sin embargo, la persona abandonada se siente hundida y llorosa. El miedo a la soledad, la baja autoestima predominan en sus pensamientos desvalorizándose continuamente, o incluso idealizando a su ex pareja. Dependiendo del grado de dependencia afectiva la persona puede ser más o menos capaz de darse cuenta de si realmente la relación que se acaba de romper era beneficiosa para ella o no. 

La persona con una intensa dependencia afectiva le será más difícil resistirse a volver con su pareja aunque la relación sea nociva para ella. En ocasiones, alguien puede hablar de que la separación es real y total, cuando en realidad sigue teniendo contacto a diario con su pareja.

Consultar a un profesional en el momento de ruptura de una relación de pareja sería adecuado. A través de la terapia, el psicólogo puede ayudar a la persona a realizar el proceso de duelo que representa la pérdida de un ser querido, en este caso la pareja perdida. Habrá que analizar el grado de dependencia afectiva; ver si  tal vez la dependencia no aparece solo en sus relaciones de pareja sino también en otro tipo de relaciones (de amistad o familiar). 

En el caso de la persona dependiente emocionalmente, predomina una excesiva necesidad de afecto que a veces le lleva a negar la evidencia de algunas informaciones que le proporciona el entorno, con lo que se auto engaña para poder proseguir una relación a todas luces nociva. También es frecuente que los dependientes afectivos busquen un determinado tipo de pareja que tiende a humillarlo y pueden llegar a ser víctimas de situaciones que menoscaben su autoestima. Las personas dependientes afectivamente se caracterizan por la manifestación de comportamientos adictivos en la relación interpersonal, basados en una actitud dependiente en relación al sujeto del que se depende. Los dependientes afectivos suelen ser personas vulnerables emocionalmente y tienden a elegir parejas explotadoras. En estos casos, es más necesaria que nunca la ayuda psicológica porque una tendencia del dependiente emocional promueve la repetición del mismo patrón de conducta: buscará una pareja tras otra. Al tender a buscar un tipo de personas parecidas, se produce un patrón de pareja – ruptura con un importante desgaste emocional.

 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies