Padres: las buenas relaciones determinan el futuro exitoso de sus hijos

Escrito por: Psic. Sandra López
Publicado: | Actualizado: 30/07/2022
Editado por: Top Doctors®

Los desacuerdos se originan cuando dos o más personas discrepan en sus opiniones, pensamientos y creencias. Lo importante de estas desavenencias es la actitud que asumen las personas para resolverlas sanamente, respetando su pensar, aunque no estén de acuerdo

 

 

Debido a cierta inmadurez psicológica, mental o emocional, algunas personas adquieren una actitud agresiva al no tolerar la opinión del otro con el fin de imponer la suya. Es por eso que en nuestra sociedad se evidencian muchos conflictos provenientes de las familias.

 

Dependiendo de la actitud que adquieran los padres al resolver sus discrepancias y conflictos, ya sea que estos convivan o sean separados, los hijos tienden a imitar las acciones aprendiendo de ellas, acogiéndolas como su manera de solucionar las diferencias con los demás actores de la sociedad.

 

Siempre habrá desacuerdos entre los seres humanos. Lo importante es cómo resolverlos satisfactoriamente para que ambas partes estén de acuerdo. Una es de manera agresiva, con indiferencia, gritos e insultos y otra con diálogo, comprensión, llegando a acuerdos mutuos y benéficos.

 

¿Por qué ocurren las discusiones entre padres e hijos?

 

Las discusiones de los padres normalmente se deben a desacuerdos en su relación de pareja, su proyecto de vida o por la educación de los hijos. Por ello, es importante que los progenitores aprendan a aplicar técnicas en resolución de conflictos para así poder tomar decisiones en común acuerdo en pro del bienestar, formación y educación de los hijos.

 

Si los padres aprenden a comunicarse con respeto (consensuando sus diferencias en creencias, pensamientos u opiniones), los hijos aprenderán a obedecer respetando la comunicación, escuchando al otro y mediando por la mejor opción; sabiendo trabajar en equipo, pensando siempre en el bienestar mutuo y no pensando en su propia satisfacción.

 

Por ende, es preferible que los padres realicen este proceso de manera independiente y luego entre ellos transmitir el resultado final ante la situación. Esta conclusión se debe llegar luego de escuchar los argumentos de los hijos y consensuar todos los aspectos posibles a la resolución del conflicto.

 

Discusiones entre padres

 

El simple hecho de que un hijo presencie discusiones reiteradas, salidas de tono y malos humores entre los padres generan choques emocionales que pueden atrofiar su desarrollo cognitivo, desempeño, la manera de comunicar sus pensamientos, ideas, sentimientos y emociones. Esto afecta su percepción de vida al calificar sus experiencias en buenas o malas, influenciando su forma de relacionarse con otras personas, su imagen, Autoestima, seguridad, confianza y amor propio, así como el respeto hacia sí mismo, al de su familia y otras personas convirtiéndose en niños introvertidos y agresivos.

 

En el futuro serán personas abusadoras del poder, sin saber liderar eficientemente, resolviendo sus conflictos y desavenencias negativamente, con rencor y venganza al no saber perder o celebrar un éxito. Ellos buscarán de cualquier manera controlar e imponer su pensamiento sin argumentos válidos o de humildad. Son seres que en un futuro menosprecian a sus padres, a tal punto que podrán llegar al maltrato físico y finalmente, a la enajenación en un asilo.

 

Es imprescindible que en las familias cuyos padres viven aparte como aquellos que conviven bajo el mismo techo, exista una buena comunicación, demostrar madurez ante la resolución de conflictos, cultivando en sus hijos semillas fructíferas que harán de ellos personas de bien; fortaleciendo su seguridad, confianza, amor propio, Autoestima, formando personas que serán grandes líderes de sus vidas, pues se respetan a sí mismos y a los demás.

 

Ellos desarrollarán una buena habilidad de comunicación, estableciendo buenas relaciones, con el poder de convencimiento de saber transmitir con argumentos válidos sus necesidades y las de los otros, pensando siempre en el bienestar de cada persona y apreciando el trabajo en equipo como algo importante para lograr las metas trazadas.

Por Psic. Sandra López
Psicología

La Psic. Sandra López es una especialista en Terapias de Sanidad Interior. Ofrece consulta en el Conjunto Cedro.

Es experta en:

Depresión, Terapia de Pareja, Ansiedad, Duelo, Terapias de sanidad Interior, Estrés, Trastorno de Conducta, Trastorno de Adaptación, Trastorno de Aprendizaje, Celopatía, Acoso Escolar, Acoso Laboral, Dependencia Emocional, Fobias, Distimia, Anorgasmia, Trastorno del Sueño, Terapia Familiar, Liberación de Apegos, Autoestima, Liderazgo, Trabajo en Equipo, Agresividad, Divorcio, Terapia para Adolescentes, Autoestima, Comunicación Asertiva, Sanidad Intergeneracional, Manejo de emociones, Deseo Sexual Hipoactivo, Biodescodificación, Liberación de Creencias Limitantes, Sanación Intergeneracional, Identidad de Género, Programación Neurolingüística (PNL), Perdón como Sanación, Inteligencia Emocional, Duelo y Cierre, Depresión Posparto, Orientación Profesional y Amor Propio.

Se formó como Psicóloga en la Universidad de Santo Tomás (USTA), además tiene un diplomado en Programación Neurolingüística (PNL) en la Universidad Industrial de Santander (UIS).

Ha realizado conferencias, talleres y capacitaciones en diversas instituciones y empresas, en las que utiliza técnicas de resolución de problemas y manejo de conflictos, aplicando un manejo adecuado de las emociones.

Por todo ello, la Psic. López es una especialista en Terapias de Sanidad Interior en Bogotá, Colombia. Agenda una cita mediante los botones de E-CONSULTATION, LLAMAR y PEDIR CITA.

Ver perfil

Valoración general de sus pacientes


Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar sus preferencias AQUI.