Pterigion y pingüécula

Especialidad de Oftalmología

 

El pterigión y la pingüécula son dos protuberancias anormales en la conjuntiva del ojo que suelen brotar a causa de un exceso de exposición a los rayos ultravioleta. Por eso los médicos insisten en la importancia de protegerse los ojos frente al sol. Concretamente, el pterigión aparece en forma de tejido carnoso sobre la córnea, su tamaño puede variar, y en función de ello su tratamiento puede ir desde la aplicación de gotas a una intervención quirúrgica. Por su parte, la pingüécula brota como un abultamiento amarillento en la parte blanca del ojo. En este caso, al no crecer sobre la córnea, no se suele requerir ningún tratamiento específico a no ser que afecte a la visión, en cuyo caso sería necesario extraerla mediante cirugía.  

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies