Tratamiento del Prolapso Genital

Tratamiento del Prolapso Genital

Top Doctors
Escrito por: La redacción de Top Doctors Fuentes: Top Doctors CO
Editado por: TOP DOCTORS® el 30/03/2023

 

El Suelo Pélvico es el conjunto de estructuras, músculos, fascias y ligamentos que sostiene en el interior de la pelvis los órganos intrapélvicos, los órganos intrapélvicos son la vejiga, el útero con la vagina y el recto

Prolapso genital

 

Por qué se produce el Prolapso Genital

 

El Suelo Pélvico es el conjunto de estructuras, músculos, fascias y ligamentos que sostiene en el interior de la pelvis los órganos intrapélvicos. Los órganos intrapélvicos son la vejiga, el útero con la vagina y el recto, y para su correcta función necesitan ser capaces de dilatarse, de ser capaces de contener sus estructuras y luego en el momento adecuado cuando se quiere vaciarlo ser capaces de dilatar los esfínteres para que salgan sus productos al exterior. Por lo tanto, es necesario que haya una correcta función de todos estos músculos, ligamentos y fascias. En determinadas circunstancias, por ejemplo, en el Parto, que es el motivo más frecuente, o en pacientes que tienen un exceso de peso, que aumentan su actividad abdominal, pacientes con toseduras crónicas o estreñidas crónicas, puede haber una lesión de estos músculos, de estas fascias o estos ligamentos y se produce una salida al exterior por la vagina de los órganos que hay en el interior del suelo pélvico.

 

Esto es lo que se le llama Prolapso Genital, que puede afectar a la cara anterior, con lo cual se produciría una salida hacia el exterior de la vagina y se llama Cistocele, o en la parte intermedia con lo cual saldría al exterior el útero y se llama Histerocele o Prolapso Uterino, o en la cara posterior en lo cual se produce una salida al exterior del recto y lo llamamos rectocele. En cualquiera de los casos se produce una función anómala de estos órganos e incluso puede producirse también una Disfunción Sexual.

 

Tratamiento quirúrgico

 

Cuando se decide que una paciente necesita un tratamiento quirúrgico para la corrección del prolapso de sus órganos pélvicos se puede elegir distintas técnicas y distintas vías. Existen vías por vía abdominal entre las cuales predomina actualmente el uso de la Laparoscopia, y existen técnicas por vía vaginal. Hay unas clásicas que emplean tejidos propios de la paciente y cada vez más se han ido imponiendo en determinadas circunstancias, en casos muy específicos, el empleo de mallas. Las mallas son prótesis de tejidos no reabsorbibles que se insertan en determinadas estructuras con sistemas de arpones que tienen adecuados para sujetar, por ejemplo, en el ligamento sacrociático y que permiten un correcto posicionamiento de los órganos en su situación previa al Prolapso.

 

Pacientes para los que está indicado el tratamiento

 

Es muy importante saber que no todos los tipos de tratamiento son útiles para todos los tipos de pacientes. Hay que reservar el empleo de mallas para aquellas pacientes que lo soliciten. Son aquellas pacientes en las que el prolapso es muy grande, en las que se han tratado previamente y ha fracasado la intervención previa, o en las que existen determinados defectos que no se pueden corregir con una técnica clásica convencional.

 

Cuidados a seguir tras la intervención

 

Cuando se realiza una técnica por vía vaginal la ventaja es que la recuperación de la paciente suele ser más rápida que con las técnicas por vía abdominal. No obstante, la paciente debe cuidarse. Durante dos a cuatro semanas no debe cargar pesos excesivos, no debe hacer movimientos bruscos con el abdomen y debe tener cuidado con determinados ejercicios como subir escaleras o contracciones abdominales. Al cabo de un mes habitualmente ya las pacientes pueden realizar una vida completamente normal.

Ginecología y Obstetricia