Whipple

Especialidad de Cirugía General

La cirugía con la técnica de Whipple, o duodenopancreatectomía, es la cirugía que se realiza con mayor frecuencia para el cáncer de páncreas. En un procedimiento de Whipple estándar, el cirujano extirpa la cabeza del páncreas, la vesícula biliar, parte del duodeno, una pequeña parte del estómago y los ganglios linfáticos cercanos a la cabeza del páncreas. Luego, vuelve a conectar lo que queda del páncreas y los órganos digestivos a fin de que las enzimas pancreáticas digestivas, la bilis y el contenido del estómago fluyan hacia el intestino delgado durante la digestión. En otro tipo de procedimiento de Whipple llamado Whipple con conservación del píloro, no se extirpa la parte inferior del estómago, o píloro. En ambos casos, la cirugía, por lo general, dura entre 5 – 8 horas.

La complicación más común después de un procedimiento de Whipple es el retraso de la evacuación gástrica, una afección en la que el estómago tarda demasiado en vaciar su contenido. Por lo general, después de 7 a 10 días, el estómago comienza a funcionar de forma adecuada. Si persiste el retraso de la evacuación gástrica se puede comenzar una alimentación complementaria a través de un tubo. La afección, por lo general, dura de otros 7 a 10 días, aunque puede ser un problema durante algunas semanas. La complicación más grave es la infección abdominal debido a la filtración en el sitio donde se conecta el páncreas al intestino. Esto ocurre en aproximadamente un 10% de los pacientes y, por lo general, se trata con una combinación de tubos para drenaje, antibióticos y alimentación complementaria por tubo. Los pacientes que se han sometido al procedimiento de Whipple pueden sufrir efectos a largo plazo, incluidos problemas digestivos.

loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies