Trastorno específico del lenguaje

Especialidad de Foniatría

 
Se considera que un niño padece un trastorno específico del lenguaje cuando presenta una capacidad de  expresión oral considerablemente inferior a la que suele considerarse adecuada para su edad, aunque paralelamente su capacidad de comprensión del lenguaje y de expresión no verbal sí sean adecuadas. Por ello, muchos niños que padecen este trastorno suelen compensarlo con una mayor utilización de gestos, mímica y sonidos. Normalmente, se diagnostica este trastorno del habla cuando se detectan en el niño retrasos y dificultades en la adquisición del lenguaje oral: si hacia los dos años no emite todavía palabras sencillas, si alrededor de los tres años son todavía incapaces de crear frases breves, o si a los seis años su vocabulario es limitado o confunde las palabras, sobre todo. En ese momento, es necesario acudir a la consulta de un especialista o logopeda para diagnosticar el problema y evitar mayores complicaciones futuras. Habitualmente, los déficits en el lenguaje hablado están asociados a dificultades en las relaciones sociales, déficit de atención e hiperactividad. Por lo tanto, el tratamiento y evolución del niño dependerá del nivel de afectación y del tipo del trastorno, que puede ser: evolutivo, por problemas de desarrollo del sujeto; o adquirido, donde  aparece en cierto momento de la vida aunque se haya desarrollado el lenguaje hablado de forma correcta, como sería en caso de pacientes con enfermedades degenerativas o que han sufrido traumatismos o lesiones graves.
loading...
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies