Toxina botulínica (botox)

Especialidad de Dermatología

La toxina botulínica es un fármaco que se inyecta en cantidades minúsculas en puntos estratégicos de la cara para tratar y minimizar los surcos y arrugas de expresión. La toxina botulínica actúa disminuyendo la contracción de los músculos faciales temporalmente, dejando la piel tersa y tonificada, y corrigiendo las arrugas y previniendo su progresión. Los efectos de la inyección no son inmediatos, dependiendo del paciente se empiezan a revelar una vez transcurridos tres o cuatro días, pero los resultados son altamente satisfactorios. Además, según el paciente el efecto de la toxina botulínica puede durar entre 4 y 8 meses, por lo que para mantenerlo se deberán realizar tratamientos de recordatorio. Aparte de sus utilidades estéticas, la toxina botulínica también tiene otras aplicaciones médicas, como la corrección del exceso de sudoración, o el tratamiento de tics y espasmos musculares. 

Vídeos relacionados con Toxina botulínica (botox)


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies