Polisomnografía

Especialidad de Otorrinolaringología

 

La polisomnografía es una prueba no invasiva e indolora que permite el estudio del sueño, sus fases (REM y no REM) y sus diversas alteraciones. Está indicada para diagnosticar posibles trastornos, como la apnea obstructiva del sueño, la narcolepsia, la somnolencia excesiva, el síndrome de piernas inquietas o los terrores nocturnos, entre otros. En general, la polisomnografía se realiza de noche, en centros especializados o en casa, y mientras el paciente duerme, colocándole electrodos en el mentón, el cuero cabelludo y el borde externo de los párpados, aparte de monitores en el pecho. El sistema registra diferentes variables: la presión arterial, la actividad electroencefalográfica, ocular, muscular, cardiaca y respiratoria. Además, mide el tiempo que tarda el paciente en quedarse dormido y la duración de las diferentes fases del sueño. Un especialista observa, desde otra habitación, a la persona sometida a la prueba mientras duerme y un polígrafo registra y almacena la información de las diferentes señales fisiológicas, que luego será interpretada para realizar un diagnóstico. El período de sueño también pude grabarse en vídeo para su posterior análisis.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies