Todo lo que debes saber sobre septorrinoplastia

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

 

¿En qué consiste una septorrinoplastia?

La septorrinoplastia es una cirugía que consta de diferentes fases. La primera es la corrección del tabique nasal. Se conoce como septoplastia y consiste en realizar una incisión interna y corregir el septum nasal. Habitualmente se combina con la reducción de los cometes inferiores, solucionando la desviación del septum nasal y la reducción de los cornetes se mejora la respiración nasal.

La segunda fase es la rinoplastia. En ella se corrige la punta y el dorso nasal, es decir, la parte externa de la nariz. Se utiliza la técnica de la rinoplastia cerrada en la cual se realiza una incisión en la fosa nasal a través de la cual se corrige la deformidad estética. También existe la rinoplastia abierta o externa con la que se realiza una incisión en la columela nasal y se expone toda la punta y el dorso nasal.

Debido a que ambas técnicas tienen ciertos inconvenientes, se creó la técnica del Dr. Barceló presentada en el Congreso Americano de Cirugía Plástica de Boston del año 2010. Mediante esta técnica se puede exponer toda la punta y el dorso nasal sin necesidad de cicatriz externa, ya que se pueden realizar las mismas maniobras que en la rinoplastia externa sin ninguna limitación técnica. Además, se pueden comprobar de manera inmediata los resultados estéticos de las mismas.

 

¿Es dolorosa?

La operación en sí no es dolorosa, aunque suele haber una sensación de embotamiento con opresión interocular con un leve dolor. El postoperatorio es un poco duro porque los cuatro días posteriores el paciente tiene un taponamiento nasal que le genera una ansiedad importante.

 

¿Qué tipo de anestesia se utiliza durante la intervención?

Siempre se realiza con anestesia general porque es mucho más segura y cómoda. Si se hace con anestesia local es más desagradable y, a la vez, peligroso para los pacientes.

 

¿A qué edad se puede realizar?

Es aconsejable realizarla a partir de los 18 años por dos motivos:

  • Ha finalizado ya el período crecimiento
  • Es necesaria una madurez mental para poder soportar el potsoperatorio. Aunque éste no es doloroso, es difícil desde el punto de vista emocional porque durante los cuatro días que se realiza el taponamiento nasal no se puede dormir bien y existe una sensación de ansiedad.

 

¿Quedan cicatrices?

Si se utiliza esta técnica de septorrinoplastia no queda ninguna cicatriz. Hay un leve hematoma que desaparece dos semanas después de la cirugía aproximadamente. ¿Por qué se han de taponar las fosas nasales durante el postoperatorio? Cuando se corrige el septum nasal existe el riesgo de que se produzca una hemorragia, por ello requiere un taponamiento nasal durante cuatro días. Por otro lado, cuando el paciente lleva un taponamiento nasal que se retira a las 24 o 48 horas es porque el trabajo funcional que se ha realizado es mínimo.

 

¿Por qué durante el postoperatorio no se pueden llevar gafas?

Si durante la intervención se realiza una septoplastia sola o combinada con una corrección de la punta nasal se puede llevar gafas sin ningún inconveniente. Sin embargo, si se hace una osteotomía para corregir la pirámide ósea nasal es aconsejable evitar las gafas durante los primeros seis meses ya que se apoyan sobre la línea de la osteotomía.

 

¿Cuánto tiempo se ha de esperar para hacer deporte?

A partir de las dos semanas de la operación se pueden practicar abdominales, estiramientos y bicicleta. Para salir a correr es aconsejable esperar un mes dependiendo de la superficie.

 

¿Se puede fumar tras la intervención quirúrgica?

Aunque se puede fumar, es aconsejable no hacerlo debido a los inconvenientes del taponamiento nasal.

antes septorrinoplastia   septorrinoplastia después  septorrinoplastia antes septorrinoplastia post

En las fotografías de la izquierda, el paciente presenta el antecedente de una intervención de septoplastia. Acude a la consulta por un traumatismo nasal con fractura septopiramidal. Se puede apreciar un hundimiento del tercio medio derecho con una gran desviación septal izquierda y una giba oseocartilaginosa. En las fotografías de la derecha, se muestra al paciente tras someterse a la cirugía. 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies