Preguntas frecuentes sobre mamografía

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

¿Qué es la mamografía?

La mamografía es una técnica de diagnóstico por imagen que consiste en el estudio radiológico de la mama mediante la utilización de rayos X de baja energía, obteniéndose una imagen radiográfica de la mama, que se utiliza para el diagnóstico de las enfermedades de la mama, y de una forma especial, para la detección precoz del cáncer de mama, es decir, para el diagnóstico del cáncer de mama en sus fases iniciales.

 

¿Cuál es el proceso de la mamografía?

Las mamografías se realizan de forma ambulatoria por parte de personal técnico adecuadamente cualificado (técnicos en radiología), y posteriormente serán interpretadas por un radiólogo experto en patología de la mama.

Los aparatos que se utilizan para la realización de la mamografía se denominan mamógrafos, y son aparatos especialmente concebidos para la realización exclusiva de mamografías.

Para la realización de la mamografía, el técnico colocará la mama sobre una plataforma de material plástico, procediendo a continuación a comprimirla de forma adecuada mediante otra placa del mismo material. De esta forma se procederá a obtener imágenes radiográficas de las mamas, desde ángulos (proyecciones) diferentes, habitualmente una proyección cráneo-caudal (horizontal) y una proyección oblicua-lateral de cada mama.

Aunque la compresión de la mama en ocasiones puede originar algo de dolor, es necesario realizarla para disminuir el grosor de la mama, con lo cual se consigue mejorar la calidad de las imágenes obtenidas y al mismo tiempo se consigue reducir la dosis de radiación depositada en el tejido mamario.

El procedimiento para la obtención de la mamografía de las mamas viene a durar aproximadamente 20 minutos.

 

¿Por qué se realiza este examen?

La mamografía se utiliza para el diagnóstico de las enfermedades de la mama, pero donde juega un papel importante es en los programas de screening (diagnóstico precoz) del cáncer de mama en mujeres asintomáticas.

Hay numerosos estudios que demuestran que la detección precoz del cáncer de mama disminuye las tasas de mortalidad en las mujeres que se someten a estos programas de detección precoz. Hay estudios que muestran que en mujeres mayores de 40 años la tasa de mortalidad se reduce entre un 29-45%.

El Colegio Americano de Radiología recomienda iniciar a los 40 años de edad los controles mamográficos anuales.

El objetivo de los programas de detección precoz es el de diagnosticar lesiones pequeñas, en general menores de 1 cm. de diámetro.

Con los programas de detección precoz del cáncer de mama se detectarán de 6-10 cánceres de mama por cada 1.000 mujeres en la primera exploración, y 2-4 cánceres por cada 1.000 mujeres en las siguientes exploraciones.

Además de su utilización para la detección precoz del cáncer de mama, la mamografía tiene un papel muy importante en el seguimiento de las pacientes que han sido diagnosticadas y tratadas previamente de un cáncer de mama.

 

¿Qué beneficios aporta a la paciente?

El principal beneficio de la realización de la mamografía es la detección precoz del cáncer de mama en mujeres asintomáticas, lo cual se traduce en una considerable reducción de las tasas de mortalidad por cáncer de mama (29-45%).

De forma adicional, la detección precoz del cáncer permite la realización de tratamientos locales menos agresivos, que permitirán conservar la mama, evitando su amputación, con la consiguiente mejora de la calidad de vida de las pacientes.

 

¿Cuáles son los riesgos de las mamografías?

El riesgo principal de la mamografía es el empleo de radiaciones ionizantes (rayos X) y la consiguiente absorción de dosis radiación por el tejido mamario, con el riesgo potencial de inducir un cáncer de mama. Por ello, no se debe ignorar este riesgo potencial, pero también es cierto que el riesgo debe valorarse junto con el beneficio que se obtiene de la realización de la mamografía.

El riesgo que se estima para la aparición del cáncer de mama por el empleo de los rayos X con fines de diagnóstico es muy bajo en relación con la tasa de cánceres que se detectan en los programas de detección precoz, y ya se ha mencionado el beneficio que se obtiene en la reducción de mortalidad con los programas de detección precoz.

No hay evidencia científica que haya demostrado que con los actuales rangos de dosis que se administran al tejido mamario en la realización de la mamografía se induce la aparición de cáncer de mama.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies