El aumento mamario con prótesis

Escrito por: Top Doctors®
Publicado: | Actualizado: 09/12/2017
Editado por: Top Doctors®

El aumento mamario, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y la forma del pecho de la mujer en diferentes situaciones:

  • Para mejorar la silueta de la mujer que piensa que sus pechos son demasiado pequeños
  • Para corregir la reducción del pecho que se produce tras algunos embarazos
  • Para corregir una diferencia de tamaño entre ambas mamas

Es uno de los procedimientos más comunes realizados en cirugía estética. Es posible aumentar el tamaño del pecho una o varias tallas mediante la introducción de una prótesis debajo de la mama.

¿Qué método se utiliza para realizar el aumento mamario con prótesis?

El único método definitivo para conseguir un aumento del volumen mamario es mediante la implantación de unas prótesis mamarias por detrás de la glándula existente. Existen otros métodos que utilizan tejidos del propio cuerpo y que se usan, sobre todo, en Cirugía Reparadora. El implante mamario puede colocarse detrás de la glándula misma y por delante del músculo pectoral, o bien por detrás de dicho músculo, dependiendo de cada caso concreto. Normalmente la incisión de abordaje para implantar la prótesis está situada en la areola, en la axila o en surco submamario, realizándose la operación bajo anestesia general.

Las prótesis que se utilizan en casi todos los casos son de gel de silicona cohesivo envuelto por una membrana de silicona rugosa. La forma puede ser redonda o anatómica (en forma de lagrima) dependiendo del caso y necesidades de cada paciente.

La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada durante la visita informativa.

¿Soy un buen candidato para un aumento mamario?

Los candidatos ideales para someterse a una cirugía de mamas son aquellas personas sanas, emocionalmente estables que comprenden los resultados que se pueden obtener tras la cirugía. Muchas mujeres desean un aumento tras un embarazo o una lactancia que ha dejado vacío y caído el pecho. Aunque no existe riesgo de que el aumento altere futuros embarazos, sí debe saber que las mamas pueden volver a descolgarse algo tras un nuevo embarazo.

¿Cómo va a evaluarme el cirujano plástico para la cirugía de aumento mamario?

Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará el tamaño y la forma de las mamas, la firmeza de la piel y su estado general de salud. Se le tomarán medidas y fotos. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico. Se le explicarán las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán sus mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para el paciente.

El aumento mamario con fines estéticos no está incluido dentro del catálogo de prestaciones de la Seguridad Social; no obstante, la asimetría mamaria importante y la reconstrucción tras cirugía por tumores de mama sí lo están.

No olvide contar si es fumadora o toma alguna medicación o vitamina, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedarse embarazada o dar de mamar. No dude en preguntar cualquier cuestión que se plantee, especialmente aquellas relacionadas con sus expectativas sobre los resultados.

¿Cómo debo prepararme para el aumento de mamas?

Existen instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos, hidratación de la piel de los senos previo a la cirugía, vitaminas y suplementos de hierro. Toda medicación que pueda alterar la coagulación del sangrado deberá suprimirse incluida la aspirina y derivados. En el aumento mamario no es preciso transfundir sangre durante la cirugía.

¿Cómo será el día de la cirugía de implante de mama? ¿Qué puedo esperar?

La cirugía de mamas se realiza en quirófano. Es preciso el ingreso y el alta al día siguiente. La cirugía de aumento mamario se realiza bajo anestesia general, permaneciendo el paciente dormido durante la operación. Una vez finalizada la intervención estará en sala de reanimación controlada por un anestesista y al cuidado de una enfermera hasta que se considere que está en condiciones satisfactorias para estar en su habitación. Algunos casos muy determinados se pueden realizar bajo anestesia local más sedación. Se podrá iniciar la ingesta de líquidos entre 4 y 6 horas después de finalizar su intervención. Habitualmente tras un día de ingreso el paciente podrá abandonar el hospital.

¿Dónde me realizarán las incisiones para practicar el aumento mamario?

El aumento mamario se realiza a través de una pequeña incisión que se coloca, dependiendo de la anatomía del paciente, alrededor de la areola, en la axila o en el surco bajo el pecho. La incisión se diseña para que la cicatriz resultante sea casi invisible. A través de esta incisión se levanta el tejido mamario, se crea un bolsillo y se coloca la prótesis, directamente debajo del tejido mamario, debajo del músculo pectoral o en algunas ocasiones debajo de la fascia del músculo pectoral. Se colocan en la mayoría de las ocasiones unos tubos de drenaje que se retirarán al día siguiente y un apósito o un vendaje sobre las mamas hasta el momento del alta. El procedimiento dura entre 1 y 2 horas.

Tanto la vía de abordaje como la colocación deben ser tratadas con el paciente en el momento de la primera entrevista.

La vía areolar permite cambiar el tamaño o posición de la areola y modificar la forma de la mama previamente a la inserción de la prótesis .La vía pectoral evita abrir la glándula mamaria y la vía submamaria es la más directa.

¿Qué tipo de prótesis me colocarán? ¿Cuáles son las mejores prótesis?

Las prótesis pueden ser redondas o anatómicas (en forma de lágrima), lisas o rugosas y de bajo, medio o alto perfil.Las prótesis lisas, aunque más económicas, pueden causar mayor incidencia de contractura capsular. La valoración de las prótesis sigue muchos parámetros: forma del cuerpo, anchura del tórax, posición de la mama, elasticidad de la piel y consistencia de la glándula mamaria son los principales factores a tener en cuenta para buscar la prótesis con las dimensiones idóneas y proporcionadas. Hay que buscar lo más armónico posible y que el cuerpo pueda tolerar para que el resultado perdure en el tiempo. Todas las prótesis mamarias están compuestas por dos elementos: una envoltura de silicona y un contenido. Hasta ahí las similitudes. El interior puede ser de gel de silicona cohesivo o de suero fisiológico; la envoltura de silicona también varía y es posible utilizar implantes lisos o bien prótesis con algún tipo de rugosidad. Los implantes rugosos son las prótesis texturadas que producen menos sensaciones extrañas, menos molestias y complicaciones.

En cuanto a su forma, los implantes también ofrecen variedad: pueden ser anatómicos o redondos. Las prótesis anatómicas deben su nombre a su capacidad para amoldarse a la anatomía de la mama, por lo que el resultado es un pecho muy natural, una de las principales exigencias de las mujeres que se someten a una intervención de este tipo. Por esta característica son las más indicadas para los casos de mamas vacías con ptosis moderada -la caída de mamas- sin tener que realizar una cirugía más invasiva que pudiera provocar cicatrices difíciles de disimular. También se recomiendan en casos en los que la paciente desea un gran aumento de tamaño siendo en estos casos el resultado más natural.

¿Qué puedo esperar durante el proceso de recuperación?

Tras la cirugía de mamas es normal encontrarse algo cansado unos días, pero el paciente podrá hacer vida casi normal a las 24-48 horas. Podrá ducharse en 48 h. La mayoría de las molestias se controlan bien con la medicación prescrita (un antibiótico, un antiinflamatorio, un analgésico y un protector gástrico), aunque las mamas pueden doler un par de semanas. El vendaje o los apósitos serán retirados el día siguiente a la operación, siendo sustituidos por un sujetador especial, que el paciente deberá llevar durante 1 mes las 24 h del día y que solo se retirará para la ducha diaria. Es normal tener una sensación de ardor en los pezones durante las dos primeras semanas. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas. Al principio las cicatrices estarán rosadas, aspecto que mejorará continuamente desde las 6 semanas.

Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad se pueden seguir realizando, aunque se debe advertir la existencia de la prótesis.

Se suelen realizar las vistas semanalmente durante las 3 primeras semanas, posteriormente al mes, a los 3 meses y a partir de entonces una vez al año.

¿Cuándo puedo reanudar mis actividades normales después de un aumento mamario?

Tras un aumento mamario podrá volver al trabajo en pocos días, dependiendo de la actividad que realice. Siga las instrucciones de su cirujano acerca de qué ejercicios puede realizar; se evitará levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 a 3 semanas. Sus mamas estarán más sensibles de lo normal durante 2 a 3 semanas, por lo que puede ser conveniente evitar un contacto físico excesivo hasta las 3 ó 4 semanas.

¿Qué riesgos existen?

La cirugía de aumento mamario es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico cualificado y en un centro hospitalario satisfactorio. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. En el aumento mamario, la complicación más frecuente es la contractura capsular, que ocurre cuando la cicatriz interna que se forma alrededor del implante se contrae en exceso, haciendo que la mama se vuelva más dura. Puede ser tratada de diversas maneras, requiriendo en ocasiones extirpar dicha cicatriz interna, e incluso, recambiar la prótesis.

Otra complicación, propia de cualquier cirugía es el hematoma que sólo en casos concretos precisa de una nueva intervención para eliminar la sangre acumulada. Un pequeño porcentaje de mujeres puede tener una infección alrededor de la prótesis, normalmente en las primeras semanas después de la cirugía. Algunas mujeres notan los pezones más o menos sensibles, e incluso, sin sensibilidad. Estos cambios suelen ser temporales, aunque en unos pocos casos serán permanentes. No existe evidencia de que las prótesis de mama afecten la fertilidad, el embarazo o la lactancia.

Es extraordinariamente infrecuente que las prótesis puedan romperse, haciendo que el contenido salga fuera de su cápsula. Cuando la prótesis está rellena de suero, el líquido se reabsorbe rápidamente sin producir ningún daño, disminuyendo la mama de volumen en unas horas. Si está rellena de silicona pueden ocurrir dos escenarios: si la cápsula formada por el organismo no se rompe, no notará ningún cambio; si se ha roto, especialmente cuando ha sido sometida a mucha presión, la silicona sale disminuyendo el volumen de la mama. Con ambos tipos de prótesis será necesaria una nueva intervención para reemplazarla.

¿Qué resultados puedo esperar?

Los resultados tras un aumento mamario suelen ser muy gratos para la paciente. Se explicará en la primera visita que se puede conseguir dependiendo de su anatomía. Las revisiones periódicas por su cirujano plástico y las mamografías periódicas (si le corresponden por su edad) asegurarán que si hubiese alguna complicación sea detectada a tiempo y solucionada. La decisión de someterse a un aumento mamario es algo muy personal que no todo el mundo tiene porque entender; si la paciente está satisfecha, la intervención habrá sido un éxito.

¿Qué diferencias técnicas existen entre el aumento mamario hoy en día y hace 5 años?

Una de las diferencias más importantes está en la calidad de las prótesis. Actualmente se suele trabajar con prótesis de gel cohesivo y esto hace que no se tengan que recambiar a los 10 años, solo controlar. Actualmente el 95% de los implantes elegidos por nuestras pacientes y preferidos por nosotros mismos son los implantes anatómicos, porque hoy en día la mujer busca sobretodo la naturalidad de su pecho.

Al trabajar con prótesis anatómicas ha cambiado también la técnica de colocación. Hace 5 años todos los cirujanos plásticos indicábamos prótesis redondas de alto perfil y colocadas submuscularmente para disimular el resalte del polo superior de la prótesis.

Hoy, preferimos sin ninguna duda la colocación de prótesis anatómicas en un plano SUBFASCIAL porque el resultado estético es el mismo o mejor y tenemos las siguientes ventajas:

  • Polo superior muy relleno, pero de forma progresiva, sin resaltes.
  • La glándula mamaria se une mediante los ligamentos de Cooper a la fascia del pectoral y si el implante lo colocamos por debajo, no rompemos estos ligamentos y tu pecho se descolgará menos.
  • Al no cortar el músculo pectoral, el postoperatorio es "indoloro", no se requiere la inmovilidad de los brazos y la vuelta al trabajo es casi inmediata.
  • El músculo nunca desplazará la prótesis, y de hecho anatómicamente tu pecho debe estar por encima del músculo pectoral.
  • La vía de entrada para la colocación del implante, de elección, vía periareolar, porque es la cicatriz que menos se ve y porque nos permite la colocación del implante anatómico de forma perfecta, viendo que las marcas de la prótesis coinciden con la dirección del pezón de la paciente.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies