Artroscopia de hombro: aplicaciones y proceso quirúrgico

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La artroscopia de hombro es una cirugía para examinar y reparar los tejidos dentro o alrededor de la articulación del hombro. El cirujano hará una pequeña incisión (corte) en el hombro del paciente e insertará una cámara delgada, como un lápiz, llamada artroscopio. De este modo, el cirujano podrá inspeccionar el estado de su hombro. 

La artroscopia de hombro requiere de incisiones más pequeñas que la cirugía tradicional (abierta), por lo que generalmente implica una recuperación más rápida y menos complicaciones. Actualmente, podemos diagnosticar y reparar la mayoría de los problemas del hombro, sobre todo, los que afectan al manguito rotador, tendón del bíceps, ligamentos y cápsula articular.
 

 

¿Por qué necesito la artroscopia de hombro?

La artroscopia de hombro se puede utilizar para diagnosticar y tratar una serie de problemas. Su médico le realizará algunas pruebas, como una radiografía o una resonancia magnética (RMN) para evaluar su hombro. Algunos problemas comúnmente tratados con la artroscopia de hombro son:
- Problemas del manguito de los rotadores.
Lesiones del labrum (estructura similar a un menisco).
- Inestabilidad del hombro. La articulación del hombro puede estar suelta y el hueso del brazo puede salirse de la cavidad del hombro o dislocarse.
- Pinzamiento del hombro. Un espolón óseo (crecimiento de hueso) o una inflamación de los tejidos pueden interferir con el movimiento del hombro.
- Algunos casos de luxación acromioclavicular.

 

Proceso de la cirugía

No debe comer ni beber nada después de la medianoche previa a la cirugía. Al paciente se le administra una anestesia para que no sienta nada durante la cirugía. Quizá se le administre una, o más, de las siguientes:
Anestesia locoregional, por lo que no sentirá nada cerca de su hombro.
Anestesia general que lo hará dormir y no sentir nada en ninguna parte del cuerpo.

La cirugía dura aproximadamente 1 hora en la que el cirujano realiza una incisión de aproximadamente 1cm en el hombro en el que insertará el artroscopio. El artroscopio proyectará imágenes ampliadas de la articulación del hombro en una pantalla. Quizá la zona también sea inflada con un líquido inofensivo para que las partes de su hombro sean más sencillas de visualizar y reparar. Para reparar su hombro, el cirujano hará 2 o 3 incisiones pequeñas adicionales, dependiendo de las reparaciones que se tenga que hacer al paciente. 

 

Posibles riesgos

Como cualquier cirugía existen ciertos riesgos poco comunes. Siendo menos frecuentes la complicaciones que en la cirugía abierta 

La mayoría de las personas regresan a casa el día de la cirugía y tan pronto como el cirujano lo considere adecuado. Después de la cirugía será trasladado a una sala de recuperación y será vigilado hasta que la anestesia deje de surgir efecto.  También se le administrarán medicamentos para controlar su dolor y, es posible, que se le indique que mantenga su brazo sostenido en un cabestrillo por una semana o más.

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies