Ventajas y riesgos de la cirugía cardiovascular mínimamente invasiva

Escrito por: Top Doctors®
Publicado:
Editado por: Top Doctors®

La cirugía cardiovascular mínimamente invasiva se basa en intervenciones cardiovasculares de mínimo acceso. Los especialistas usan técnicas especiales que reducen el tamaño de las incisiones. Es por esto que en ocasiones se requieren instrumentos particulares que faciliten las maniobras a través de las pequeñas aperturas quirúrgicas.

¿Qué ventajas presenta la cirugía cardiovascular mínimamente invasiva?

Con la disminución del tamaño de las incisiones, se disminuye también el de las cicatrices. Esto reduce la posibilidad de infecciones y sangrado, así como las probabilidades de que se abra la herida tras la operación. Otra ventaja es que con la reducción de la magnitud de la herida quirúrgica, el dolor después de la intervención es menor, la recuperación más rápida y, por lo tanto, la estancia en el hospital más corta.

¿Qué riesgos tiene este tipo de cirugía?

Los riesgos de la cirugía mínimamente invasiva son menores a los de la cirugía convencional, debido al tamaño menor de la herida. Aun así, en el caso de que el profesional tenga la necesidad de mejorar la visibilidad, es posible ampliar las incisiones del campo quirúrgico y pasar de una cirugía de mínimo acceso a una convencional, con todos sus riesgos.

¿Qué cuidados debe seguir el paciente después de la operación?

El posoperatorio del paciente es el mismo que el de cualquier cirugía cardiovascular. La diferencia, como ya hemos comentado, es la disminución del dolor y de la estancia en el hospital, dado que las heridas son mucho más pequeñas. De hecho, es habitual que el paciente pueda caminar pasadas solo 48 horas de la intervención. 

 Redacción de Topdoctors

Por Redacción de Topdoctors


Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso. Continuar Política de cookies