Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.ContinuarPolitica de cookies

 

Lesiones de ligamento cruzado anterior: ¿cómo atenderlas?

El ligamento cruzado anterior es una estructura que se encuentra dentro de la rodilla, la cual une el hueso de arriba (el fémur) con el hueso de abajo (la tibia) y le da una estabilidad a la rodilla para que no se desplace de adelante hacia atrás. Las causas más comunes de los daños al ligamento cruzado anterior son, en general, lesiones deportivas como fútbol, baloncesto, voleibol, fútbol americano o rugby. Esto, debido a que son actividades que ponen la rodilla en una posición de rotación y tiende a irse hacia afuera (valgo), ​​lo cual ocasiona el desgarro de esa estructura.

Síntomas inmediatos cuando surge una lesión

Cuando una persona tiene una ruptura de ligamento cruzado anterior, la manifestación clara es una sensación de dolor e inflamación súbita asociada al momento o al accidente que produjo el evento, es decir, durante una práctica deportiva en la cual tuvo un giro o una rotación. A veces suena y se escucha un traquido, posteriormente viene una hinchazón o dolor que usualmente limita al paciente de manera funcional para caminar o para desplazarse.

La edad y las actividades rutinarias como factores de riesgo

La lesión del ligamento cruzado anterior depende no sólo de la falla o del desgarro anatómico del ligamento sino de las condiciones asociadas como la edad del paciente, las actividades o las tareas que desempeña o las rutinas deportivas que practica. En los pacientes muy jóvenes como los niños, determinando el periodo en el que se da la lesión o si las zonas de crecimiento del paciente han sido selladas o no, las opciones de tratamiento pueden ser de tipo quirúrgico o no quirúrgico. Esto, mediante la utilización de un brace que estabiliza la rodilla mientras termina el crecimiento. En la actualidad, aunque la tendencia en cuanto al tratamiento para niños, específicamente, de la lesión del ligamento cruzado anterior va encaminada a operarlos, sí es posible que con esta técnica aparezcan alteraciones de crecimiento de la extremidad. Por eso, si se lleva a cabo el tratamiento quirúrgico durante la etapa de crecimiento de un niño los resultados son mejores, dependiendo del momento   en el que se opera y la técnica quirúrgica.

Tratamiento para personas mayores

En los pacientes que ya son mayores a 55 años y que no tienen un nivel de actividad intenso, las opciones de tratamiento, en general, están encaminadas al fortalecimiento muscular, pues la lesión del ligamento cruzado anterior no va a cambiar el futuro articular. En los pacientes quienes tienen un nivel de actividad intenso o su nivel de rutina deportiva es importante, el tratamiento es quirúrgico. Los pacientes con lesión de ligamento cruzado anterior se deben operar ya que, en los 2 años siguientes, incluso, hasta los 7 años, puede haber lesiones asociadas, las

cuales desencadenan desgaste de la articulación y comprometen el futuro articular del paciente.

Fuente: artículo realizado en base a la experiencia y trayectoria profesional del doctor

Artículos relacionados

PIDE TU CITA YA ONLINE

  • Todos los EPS y empresas prepagadas
Posibilidad de financiación