Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al seguir navegando acepta su uso.ContinuarPolitica de cookies

 

Las arrugas, cómo suavizarlas sin cirugía

Redacción TopDoctors

a las 00:19h

Tratamientos de última generación, como el ácido hialurónico con lidocaina incorporada, pueden aportar resultados muy apetecibles sin pasar por el quirófano.

Muchas veces no deseamos un cambio estético contundente. Solo deseamos recuperar esa piel que teníamos años atrás. Las radiaciones ultravioleta (UV) procedentes del sol, así como el paso del tiempo nos producen cambios de calidad en la piel. Pero, afortunadamente, la ciencia avanza rápidamente y cada vez es más frecuente encontrar tratamientos mejorados en el campo de la cirugía y la medicina estética, que nos ayudan a rellenar las arrugas, restaurando el volumen perdido y mejorando la estructura cutánea. 

A medida que envejecemos, la calidad de la piel cambia. El colágeno y las fibras elásticas disminuyen y se reduce la calidad del ácido hialurónico del propio organismo. Esto da lugar a una disminución en la elasticidad de la piel, un incremento de la aspereza y sequedad cutánea. En parte esto es debido a factores intrínsecos que son difíciles de cambiar, como el código genético y el reloj biológico de cada uno. Sin embargo, también hay factores extrínsecos, factores del estilo de vida, que podemos controlar, hasta cierto punto, para reducir el envejecimiento de la piel. 

No hay duda de que no se puede devolver el paso del tiempo pero sí reestablecer el equilibrio en la hidratación de la piel, mejorando así la estructura y la elasticidad cutánea o rellenando las arrugas y pliegues y restaurando el volumen facial.

Cuando deseamos estos efectos, buscamos resultados estéticos al instante y duraderos, como los que proporciona la infiltración de ácido hialurónico con lidocaína incorporada, que es casi imperceptible. El paciente no debe preocuparse ya por la molestia de la infiltración porque la incorporación a la vida normal es inmediata y sus resultados pueden apreciarse al instante. Por otra parte, sus resultados, comprobados en más de 10 millones de tratamientos practicados en todo el mundo, son duraderos, aunque no permanentes, propiciando una belleza natural que no afecta a la expresión ni a los movimientos faciales.

El tratamiento

Un tratamiento con estas infiltraciones solo dura unos 15 - 30 minutos. Se realiza mediante la inyección del ácido hialurónico con una aguja fina en la piel para llenar las arrugas como, por ejemplo, del surco nasogeniano, el que se forma entre la nariz y las comisuras de los labios; y también se usa para dar mayor elasticidad a las arrugas del labio superior. Estas arrugas son propias en personas alrededor de los 40 años, edad en la que el contorno del labio superior pierde volumen.

Tras la inyección, el paciente ya puede realizar vida totalmente normal. Pero, pasados 21 días, si se desea, puede realizarse algún pequeño retoque. Es importante tener en cuenta que es un tratamiento para arrugas medias y profundas, por lo que descartaremos este producto en el caso de las arrugas frontales o patas de gallo, donde resultan más indicados otros productos como el bótox o las vitaminas. 

El ácido hialurónico se reabsorbe de manera progresiva y natural y, consecuentemente, será necesario repetir el tratamiento para mantener el resultado. Es un tratamiento que, por sus propiedades, se puede ir repitiendo cuando el paciente y el médico así lo aconsejen, adaptándose de esta forma a su propio paso del tiempo. Además, no tiene efectos nocivos, de tal forma que si el paciente no desea repetir el tratamiento no verá ninguna consecuencia negativa en su piel. Y, en cambio, si se decide a inyectar ácido hialurónico en su piel, verá como se hidrata y mejora su aspecto.

El ácido hialurónico

Es una de las sustancias de la naturaleza más versátiles y fascinantes. Se encuentra en nuestro organismo, así como en la mayoría del resto de organismos vivos. Tiene muchas funciones, desde aportar elasticidad a la piel hasta lubricar las articulaciones. El ácido hialurónico enlaza con grandes cantidades de agua y esta importante propiedad subyace en las características de los productos que contienen ácido hialurónico estabilizado de origen animal (conocido como NASHA, por su acrónimo en inglés).

En su forma natural en el organismo, el ácido hialurónico dura solo unos pocos días. Por ello, su proceso de estabilización da como resultado una modificación mínima pero que proporciona unos resultados estéticos duraderos. Además, su producción biosintética hace que sean innecesarias las pruebas previas para descartar alergias y rechazos.

Una de las versiones comerciales de este producto es un gel de pureza cristalina que inyectamos en la piel en pequeñas cantidades para restaurar su volumen y estructura.

 

PIDE TU CITA YA ONLINE

  • Todos los EPS y empresas prepagadas
Posibilidad de financiación